Los navegadores web son aplicaciones que instalamos en nuestros ordenadores personales o dispositivos móviles que son capaces de interpretar hipertexto, los lenguajes de programación de páginas web y conectarse mediante protocolos de transferencia de hipertexto (como HTTP) para así poder mostrarnos los sitios web.

El principal lenguaje de programación web se denomina HTML, HyperText Markup Language, lenguaje de marcas de hipertexto. Este lenguaje va por su versión 5, es decir, HTML5 y se basa principalmente en enlaces, que nos van a permitir movernos o navegar entre distintas páginas web.

Elementos principales de un navegador web

Elementos de un navegador web

En la imagen anterior vemos la pantalla del navegador Mozilla Firefox en su versión 50. Es uno de los navegadores más consolidados en el mercado en el que vamos a resaltar sus elementos fundamentales:

  1. Botones de retroceso y adelante. Mediante estos botones podemos volver a la página que estábamos visualizando justo antes de la actual o avanzar a la siguiente, siempre y cuando hayamos retrocedido primero. En la imagen se puede ver cómo está inhabilitado el de retroceso y habilitado el de adelante. Esto quiere decir que en esta sesión se ha visitado más de una página y se ha usado ya el botón de retroceso hasta llegar a la primera que se visitó. Por ello, podemos ir hacia adelante pero ya no más hacia atrás. La función de retroceso también se puede activar mediante la misma tecla del teclado.
  2. Actualizar o recargar y cancelar. Este botón sirve para volver a cargar la página que estamos visualizando o bien interrumpir el proceso de carga de una página. En el caso de esta versión de Firefox, estos botones ocupan la misma ubicación, de forma que mientras una página se está cargando aparecerá un aspa (X) para cancelar el proceso. Esta funcionalidad es de especial utilidad para desarrolladores de páginas web, para ir visualizando los cambios que van haciendo en el código. Esta función de actualización o recarga se puede activar también mediante a tecla F5 del teclado.
  3. Botón de inicio. Nos lleva a la página de inicio que tengamos configurada en el navegador, normalmente un buscador o en el caso de empresas, la página web corporativa. Esto se puede configurar en las opciones de la aplicación y podemos seleccionar varias páginas distintas. En este sentido, una funcionalidad bastante útil que viene también incorporada en los navegadores de última generación es la de cargar automáticamente en el inicio todas las páginas que dejamos abiertas en la sesión anterior.
  4. Barra de direcciones. Aquí introducimos las direcciones web (URLs) a las que queremos acceder. En la actualidad, esta barra es también una barra de búsqueda, de forma que si introducimos un texto cualquiera, el navegador nos llevará a la página de resultados de búsqueda (SERP) del buscador que tengamos asignado como predeterminado. Años atrás, aquí únicamente podíamos introducir URLs existentes o aparecería un error.
  5. Cuadro de búsqueda. En este cuadro introducimos un término de búsqueda y si le damos al intro, estaremos realizando también una búsqueda en el buscador predeterminado. No obstante, en el icono de la lupa podemos desplegar una lista de motores de búsqueda para seleccionar otro distinto al predefinido. Esta lista también la podemos personalizar o ampliar en las opciones de configuración del navegador.
  6. Barra de estado. Aquí aparece información útil de lo que está ocurriendo, como la URL de destino de un enlace cuando pasamos el ratón por encima o información sobre el estado de carga de una página.

El navegador Google Chrome integra la barra de direcciones y la barra de búsqueda en una sola. Así se han asegurado incrementar la cuota de mercado de su buscador Google, que es el motor de búsqueda predefinido en este navegador.

Además de estas funciones básicas, los navegadores actuales tienen muchas otras funciones comunes como gestión de descargas, historial de búsquedas, gestión de marcadores o gestión de usuarios y sincronización de datos entre dispositivos.

Navegadores web más conocidos

  • Mozilla Firefox. Su predecesor es Netscape, probablemente el navegador más importante cuando comenzó la era Internet. Firefox se caracteriza por ser estable y mantener una filosofía de software libre desde sus inicios.
  • Google Chrome. El navegador de Google, que ha experimentado un crecimiento rapidísimo, quedando por encima de sus competidores en cuanto a cuota de mercado (62,55% según StatCounter en septiembre de 2016). Una de sus principales características es la funcionalidad multiusuario, que nos permite trabajar con diferentes configuraciones y cuentas de forma simultánea en un mismo ordenador.

Google Chrome obtiene el código del proyecto Chromium, software libre que también podemos utilizar y que es prácticamente igual a su análogo de Google.

  • Internet Explorer. Ostentaba la mayor cuota de Mercado años atrás, siendo el navegador preinstalado en sistemas operativos Windows por pertenecer a esta misma empresa. Siempre se ha caracterizado por ser muy veloz y ahora mismo está casi en desuso. Únicamente tenemos que recurrir al él cuando queremos realizar transacciones con las administraciones públicas como la española, que en muchos casos aún dependen de las funcionalidades de este navegador por haberse desarrollado aplicaciones optimizadas para él años atrás.
  • Edge. Podemos decir que es la nueva versión de Internet Explorer. El caso es que es su sustituto en equipos que vienen con Windows 10. Este navegador parece que conserva las características de su predecesor e integra nuevas funcionalidades como la de crear anotaciones sobre las páginas que visitamos.
  • Opera. Software privativo que en sus últimas versiones si podemos disfrutar en forma freeware. Siempre ha sido muy potente y ha integrado características únicas como la de funciones gestuales, que nos permite asignar acciones a movimientos con el ratón para trabajar de forma más rápida. O el guardado de sesiones de trabajo, que nos permite almacenar y recuperar conjuntos de páginas web para acceder a ellas de forma rápida. También fueron los que iniciaron la navegación por pestañas. Otra de sus principales características es la velocidad de carga. Este software utiliza un sistema de compresión de las páginas web que permite reducir sensiblemente la velocidad de carga de las páginas.
  • Safari. Es el navegador nativo de los equipos Apple.

En el siguiente enlace encontrarás la web de Opera Mini, la versión para dispositivos móviles, disponible para Android e iOS:

http://www.opera.com/es/mobile/mini

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This