Gestión de archivos

La información que generamos los usuarios en las aplicaciones que usamos se debe almacenar en los discos duros o en dispositivos de almacenamiento externo como CDs o Pendrives para que no se pierda. Normalmente esto de hace en forma de archivos. Estos archivos los van a generar cada una de estas aplicaciones en un formato o tipo de archivo específico. Para ello, cada sistema operativo utiliza una forma de hacerlo. En el caso de Windows, se usan las extensiones de archivo.

Las extensiones de archivo normalmente están compuestas por tres o cuatro letras que vienen separadas del nombre que los usuarios ponemos a nuestro archivo mediante un punto. Por ejemplo, en el caso de un archivo de texto creado con MS Office Word, la extensión del archivo es docx, de tal forma que, si un archivo se llamara por ejemplo “calendario”, el nombre de archivo resultante sería “calendario.docx”.

Es posible que tu sistema no muestre por defecto las extensiones de archivo, pero podemos cambiarlo fácilmente.

Visualizar las extensiones de archivo en Windows

Dirígete a las opciones de carpeta dentro del navegador de archivos de Windows y cambia a la pestaña Ver. Desplázate abajo del todo y allí desactiva la casilla Ocultar las extensiones de archivo para tipos de archivo conocidos.