En los últimos años, con la explosión de la conectividad en los hogares y en los dispositivos móviles, han surgido un sinfín de servicios y aplicaciones en la nube. Esto son aplicaciones que están instaladas en el sitio web del proveedor y nosotros nos conectamos a ellas a través de un navegador de Internet o bien a través de una aplicación.

Ventajas y desventajas de usar las aplicaciones en la nube

  • No necesitan grandes requisitos. Normalmente con un navegador y conexión a Internet será suficiente.
  • Poco espacio de almacenamiento. Si es en el navegador nada, y si es a través de una aplicación será muy poco, ya que nuestros archivos quedan alojados en los servidores del proveedor.
  • Nuestra información está siempre disponible. Ellos son los que se ocupan de conseguir que nuestra información esté siempre en línea y accesible desde cualquier dispositivo.
  • Más seguridad. La seguridad la ponemos nosotros con la contraseña que utilicemos. A ellos es difícil que es ataquen. Además, utilizan sistemas de copias de seguridad mucho más fiables que los que podamos utilizar nosotros.
  • Uso concurrente. Particularmente, las aplicaciones ofimáticas en la nube tienen la particularidad de permitir el uso simultaneo por parte de varios usuarios de un documento.

Desventajas del uso de aplicaciones ofimáticas en la nube:

  • Privacidad. La información no la tenemos nosotros en nuestro equipo, la custodia nuestro proveedor. Si este proveedor desaparece, puede que nuestros archivos también. Además, empresas como Google, uno de los proveedores principales, se dedican entre otras cosas al tráfico de información y habitualmente cambian las políticas de privacidad.
  • Seguridad. La seguridad está en nuestras manos. Eso es bueno y malo. Asegúrate de utilizar siempre contraseñas seguras, cambiarlas asiduamente y de cerrar la sesión cuando trabajas en un equipo que no es el tuyo.

La diferencia entre estas aplicaciones ofimáticas y los gestores de contenidos es que las primeras se centran en la herramienta ofimática en sí, teniendo algunas capacidades básicas de gestión de documentos.

Los gestores de documentos en cambio se centran en aportar soluciones avanzadas en la gestión y no suelen ni siquiera contar con herramienta ofimática como tal, sino que tendremos que recurrir a ellas sobre todo para editar los contenidos.

Las aplicaciones ofimáticas en la nube más conocidas

Google Docs

Se trata del conjunto de aplicaciones ofimáticas del gigante Google. Es un servicio que podemos usar de forma completamente gratuita hasta que lleguemos a los 15Gb de almacenamiento que nos permite utilizar Google en la versión gratuita, sólo por disponer de una cuenta con ellos (una cuenta de correo en Gmail).

El servicio de almacenamiento se provee a través de la aplicación Google Drive, en la que también se almacenan otras cosas como fotografías que hagamos desde nuestro dispositivo si tenemos activada la sincronización.

Destaca por su facilidad de uso y por su capacidad de poder editar los documentos entre varios usuarios simultáneamente. Esto sumado a que casi todos poseemos al menos una cuenta de Google y la disponibilidad de apps en todas las plataformas, hace que sea la opción más accesible.

MS Office 365

La potencia y capacidades de MS Office accesible desde el navegador y desde tus dispositivos móviles. La verdad es que comparativamente hablando es superior a las demás, y al tratarse de un servicio de pago, al menos tenemos una garantía y un servicio de atención al cliente en el que solucionar nuestras dudas y problemas.

Existen muchos tipos de licencia, no sólo para particulares y empresas, sino también para centros educativos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This