Un dato escalofriante (a mi juicio), sacado de mi propia experiencia: Más del 90% de los contactos que hago mediante LinkedIn, no hacen networking cuando les respondo de manera personalizada una invitación que ellos mismos me envían. En el resto de redes sociales creo que el porcentaje sería superior.

Como estimo que muchos de vosotros estáis dentro de ese porcentaje, creo que esto os puede venir de perlas. Porque, ¿sabes qué?. ¡Funciona!. Sí, aunque no lo creas, a través de redes como LinkedIn, Facebook o Twitter se puede hacer un networking de calidad y efectivo. De hecho, la mayoría de clientes o colaboradores con los que trabajo actualmente han venido por esa vía, ya sea de forma directa o indirecta.

¿Networ… qué?

Networking, dicho mal y pronto, es socializarse con fines profesionales. Podemos hacer networking en eventos específicos para tal fin, podemos hacerlo en cualquier otro tipo de evento u ocasión que tengamos de entablar conversación con alguien susceptible de poder ayudarnos en nuestro trabajo o proyectos. Los expertos dicen que debemos aprovechar cualquier ocasión para hacer networking, ya que desde luego nunca se sabe dónde podemos encontrar lo que buscamos.

Por supuesto, las redes sociales y los sistemas de información y comunicación actuales son otra fuente importante de posibilidades para practicarlo.

Sobre los datos

Comentaba antes que “más del 90% de los contactos que hago mediante LinkedIn, no hacen networking cuando les respondo de manera personalizada una invitación que ellos mismos me envían“. Con esto quiero decir que una de los momentos que yo aprovecho para hacer networking es este. Cuando alguien me envía una invitación mediante LinkedIn, cosa que a los principiantes en la afamada red social os indico que comienza a ocurrir al poco de empezar a tomártela en serio, me tomo la molestia de observar su perfil, buscar puntos en común o que puedan ser de mi interés, y posteriormente me curro un mensaje de bienvenida personalizado, invitando al interlocutor a hablar, vernos o lo que sea menester en función del análisis previo y mis objetivos.

A pesar de ello, muchos no contestan y otros responden muy educadamente con el clásico “…me parece genial, en el futuro hablaremos!…” o cosas por el estilo. El caso es que un porcentaje muy grande de ese trabajo invertido muestra resultados poco satisfactorios. Lo bueno es que en el otro lado, el escaso porcentaje que ha llegado a la misma conclusión que yo, suele desembocar en fructuosas colaboraciones, información, trabajo o incluso amistad. Además piensa una cosa, en comercio electrónico, un 10% de público que llega a cumplir tu objetivo, puede ser un número muy elevado y positivo.

Al grano

Después de esta perorata simplemente quiero decir que debemos hacer networking. Debemos aprovechar esas vías que tenemos a nuestra disposición en nuestro beneficio. Acabo de comentar brevemente una forma que yo tengo de practicarlo, pero hay muchas otras, es cuestión de imaginación, buscar un poco y ser constante. Nunca olvides que Gustavo, antes de ser el reportero más dicharachero, fue un reportero novato.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This