Practicar y mejorar el Inglés

Es un error muy frecuente es que alguien que desea escribir algo en un nuevo idioma que no conoce quiera que sus construcciones oracionales sean similares (si no idénticas) a las de su lengua materna. No obstante, para adquirir los conocimientos necesarios para poder enfrentarse, por ejemplo, a la escritura en inglés de cualquier texto en Word, será necesario llevar a cabo algunos consejos.

Leer en inglés

Puede parecer absurdo, pero muchas personas no saben que leer literatura, noticias, artículos, ensayos, etc. en inglés y generar así un hábito de lectura en este idioma es una fuente básica para la adquisición de nuevo vocabulario. Además, la fluidez para la escritura en inglés necesita de algo muy simple: olvidarse de las estructuras del idioma común, algo que facilitará con creces el hábito de lectura en inglés.

Escuchar hablantes ingleses

Al contrario de lo que ocurre con el español, en inglés la pronunciación dista mucho de lo que se refleja sobre el papel. No han sido pocas las personas que se han visto en un aprieto por errores de pronunciación a la hora de mantener una conversación con un nativo. ¿Qué mejor forma de solucionar este problema que escuchar a nativos hablando en inglés? Y, además, a la hora de interiorizar ciertas formas de expresión más coloquiales, es lo ideal.

Hacer amigos que hablen inglés

Para lo anterior, tal vez sea lo mejor encontrar un amigo con el que, además de escuchar, se pueda mantener una conversación en la que el interlocutor pueda corregir posibles errores.

Construcción de frases simples

La estructura “Sujeto+Verbo+Objeto” puede resultar demasiado sencilla para los hablantes de español. No obstante, es una estructura que usan todos los angloparlantes, por lo que no hay que temer por su abuso.

Pensar en inglés

No es una mala idea tratar de pensar en el idioma en que se escribe o se habla. En ocasiones la gente comete el error de pensar en su idioma lo que quiere decir y después traducirlo mentalmente antes de comenzar a hablar. Además de una pérdida de tiempo, suele conllevar graves errores en la gramática mencionada en el punto anterior (y también ralentiza mucho la conversación o la escritura).

Reescribir y corregir los escritos

Tanto por posibles errores cometidos como porque el repaso es una de las mejores formas de seguir aprendiendo. Además, siempre puede probarse a escribir distintas versiones de un mismo escrito: un tono más coloquial o humorístico frente a otro más formal o técnico siempre pueden ser útiles en el esfuerzo por buscar nuevas palabras.

Una vez logrado un primer borrador, será conveniente acudir a una corrección fiable (sea de un amigo nativo o de una web en la que puedan consultarse ciertas palabras). Es importante prestar especial atención a los signos de puntuación (sobre todo a las comas). Muchas veces se puede caer en la tentación de no atender a este aspecto con los idiomas extranjeros, pero estos “adornos” son tan importantes en con inglés como en el español.

Cómo traducir documentos en procesadores de texto y hojas de cálculo

Ya contamos con herramientas de traducción instantánea en la mayoría de las herramientas ofimáticas que tienen la capacidad de conectarse a Internet.

Por ejemplo, Google Drive, en un documento de texto encontramos la opción Traducir documento dentro del menú Herramientas.

Traducción de documentos en Google Drive

Traducción de documentos en Google Drive

Simplemente escogemos el nuevo nombre del documento y el idioma de la traducción y automáticamente se generará un nuevo documento traducido íntegramente, con los mismos estilos y formato.

En el caso de las hojas de cálculo, podemos encontrar un complemento llamado Translate My Sheet, que aparecerá en el menú de complementos una vez instalada. Con ella podemos hacer que automáticamente se nos traduzca el contenido de la hoja de cálculo con la que estamos trabajando. O bien sobre el mismo documento o bien en uno nuevo. En la imagen a continuación podemos ver el panel de complementos abierto, y de fondo atenuado, el panel de configuración de la herramienta Google My Sheet.

Translate my sheet en Google Drive

Translate my sheet en Google Drive

Ni que decir tiene que estas funcionalidades utilizan el motor del traductor de Google para realizar estas traducciones.

Han mejorado mucho estas herramientas en los últimos tiempos, de modo que el resultado es más que satisfactorio y simplemente deberemos repasar el resultado para corregir errores.

En el caso de MS Office, las nuevas versiones también cuentan con herramientas de traducción incorporadas. Si nos dirigimos a la pestaña revisar la encontraremos.

Para documentos de texto disponemos de varias opciones: Traducción del documento, que nos abrirá una herramienta externa en el navegador que comienza a traducir todo el docuento y en la que podemos comparar ambos documentos de diversas maneras. Con la pantalla dividida, con textos flotantes y algunas opciones más.

Sin salirnos de la propia aplicación Word disponemos de dos más Traducción del texto seleccionado, y el minitraductor. El primero abre un nuevo panel en la parte derecha en el que podremos configurar la traducción y ver los resultados. Una vez traducido, podemos insertar el fragmento de texto traducido o copiarlo para su inserción en cualquier otro medio.

El minitraductor pretende ser una herramienta de rápido acceso a la cual asignamos un idioma predeterminado y debemos activar.

Una vez activada, aparecerá un cuadro de diálogo sobre el texto seleccionado o sobre una palabra sobre la que nos detengamos con el cursor. Además, podemos activar la lectura del fragmento.

A continuación, se muestra un ejemplo aplicado sobre parte de este mismo párrafo:

Minitraductor de MS Office en Word

Minitraductor de MS Office en Word

Como podemos observar, la traducción es correcta y ha tardado muy poco en aparecer.

Cuando trabajamos con hojas de cálculo en Office, también disponemos de una herramienta de traducción, pero que simplemente nos permite buscar términos y su equivalente en otro idioma. Por lo tanto, es mucho más básico.

Por supuesto, los procesadores de texto, en este sentido están más preparados para traducir grandes cantidades de texto.

No estamos mencionando demasiado otras aplicaciones como Power Point para las diapositivas, pero sí. en él también disponemos de estas herramientas de traducción, incluso más completas que en las hojas de cálculo.

Sería genial leer tus experiencias y consejos sobre esto. Comenta y suscríbete a los comentarios para mantenerse al día en la conversación.

Por favor, si te ha gustado, ¡comparte!. Me será de gran ayuda. ¡¡Gracias!!