Todos sabemos que para vender hay que tener presencia en redes sociales, pero, ¿Porqué?.

Para responder a esta pregunta debemos detenernos un momento a pensar en lo que está ocurriendo en nuestro entorno y en el mundo entero.

Gracias a la evolución de las tecnologías de la comunicación, hoy en día podemos comunicarnos a través de múltiples canales con cualquier persona o entidad en el mundo entero, siendo las únicas barreras existentes, como los idiomas o las diferencias culturales, fácilmente salvables. Esto es lo que llamamos globalización del mercado, pudiendo así poder vender casi cualquier cosa en cualquier parte del mundo, máxime cuando se trata de un servicio consistente en compartir o vender conocimientos. Es lo que denominamos la sociedad del conocimiento, y sobre esto tienen mucho de qué hablar lugares difícilmente accesibles físicamente o en los que por los motivos que sea no se puede generar industria.

Teniendo en cuenta lo anterior, es de suponer que actualmente existe una enorme cantidad de empresas y profesionales que utilizan los medios digitales para vender sus productos en cualquier parte del mundo, lo que incluye tu propio vecindario. Es decir, que si hace unos años podíamos estudiar a la competencia con sólo darnos un paseo y hablar con los vecinos del barrio, ahora también tendremos que hacerlo con todas aquellas empresas que vendan nuestro mismo producto desde cualquier parte del mundo. Tendremos que conocerlas, estudiarlas, y destacar sobre ellas de alguna manera para que el cliente se decante por nuestro producto.

Además, los consumidores no sólo nos comenzamos a sentir cómodos en estos entornos digitales, sino que además encontramos grandes ventajas, como poder comparar productos de forma fácil, rápida y cómoda, comprar sin movernos de casa o pedir y compartir opiniones a nuestros amigos o familiares. Esta clase de factores componen el valor añadido de un producto, y es lo que determinará la decisión del comprador.

Ahora que sabemos esto, ¿no tiene sentido que trabajemos seriamente en un plan estratégico de marketing digital que nos permita competir en este nuevo entorno?

Todo esto suena muy grande, ¿Por dónde empiezo?

Pues quizás lo mejor es conocer un poco cómo es y cómo funciona el proceso de digitalización así como sus elementos y las ventajas que cada uno de ellos nos puede reportar.

El proceso de digitalización se compone de las siguientes etapas: búsqueda, branding, activación y socialización. Etapas en las que se debe respetar el orden, aunque también se pueden y deben solapar.

A lo largo de estas etapas, que veremos en profundidad más adelante, cuando debamos saber como utilizarlas y trabajaremos con diversos elementos o herramientas que nos permitirán implementarlas. Algunos de estos elementos son los siguientes:

Sitios web 2.0

Tu web es el elemento fundamental, punto de encuentro y escaparate dónde deben confluir el resto de elementos. Desde el sitio web, no sólo podemos mostrar nuestros productos o servicios, sino que podemos venderlos, informar al cliente de cómo contactar con nosotros y cómo acceder al resto de elementos que compondrán nuestra identidad digital. Y lo mejor de todo. Será el único elemento de comunicación digital con nuestros clientes o seguidores sobre el que tenemos control total. Piensa que mañana mismo Twitter, Facebook o Google pueden echar el cierre, comenzar a cobrarte o ser suplantados por otro servicio. ¿Tienes todas tus publicaciones, trabajo de varios meses o años y contenido de valor en un lugar sobre el que no tienes control?. Yo no lo haría.

No pienses que un sitio web es sólo la clásica web corporativa con unas cuantas páginas. En la web 2.0 o web bidireccional, contamos con muchas herramientas, modelos y funcionalidades. Estos son algunos de ellos:

Wikis

Páginas que se caracterizan por tener la capacidad de poder ser editadas por cualquier usuario. El ejemplo más grande y conocido es la Wikipedia, en el que cualquiera puede contribuir de forma libre, aunque las publicaciones son revisadas por administradores para asegurar los principios no comerciales de esta iniciativa.

Blogs o bitácoras

Sitios web que se caracterizan por contener una serie de artículos organizados por orden cronológico inverso, es decir, la publicación más recientemente publicada será la primera en aparecer. Los blogs pueden contener una gran variedad de tipos de contenidos como texto, imágenes, audio o vídeo y también permiten la participación de los usuarios mediante opiniones y reseñas.

Redes sociales

Son aplicaciones o servicios web que también permiten la generación de contenidos por parte de los usuarios, así como la capacidad de compartir la información entre los mismos. Esta capacidad es lo que ha propiciado la denominada viralidad que tienen los contenidos en ellas y que permiten que por ejemplo un chiste de la vuelta al mundo en cuestión de horas, ya que, un contenido que es compartido por un usuario es susceptible de ser compartido por cualquiera de sus conexiones (amigos, seguidores, etc) y así sucesivamente, de forma que la velocidad expansión de la información es exponencial. Ejemplos son las archiconocidas Facebook, Twitter o YouTube.

Opiniones y reseñas

Es la capacidad entes mencionada que tienen los usuarios de compartir sus opiniones y experiencias en esta clase de aplicaciones web. En comercio electrónico son de gran valor, ya que los compradores online tenemos muy en cuenta las opiniones de los demás y son de vital importancia a la hora de determinar la compra de un artículo por la red, medio por el cual no podemos tocar, oler o degustar.

Marcadores sociales

Hemos mencionado antes, entre las funcionalidades de los navegadores, los marcadores, también conocidos como favoritos. Esto es la capacidad de guardar páginas para poder acceder a ellas en futuro, sin necesidad de buscarlas. Pues también existen aplicaciones web que nos permiten hacer esto en Internet, con la capacidad adicional de poder compartir esos marcadores con otros usuarios o de forma pública. Un conocido proveedores de este tipo de servicios es Diigo.

Sindicación de contenidos

Más conocido como RSS, es la capacidad que tienen los sitios web para que otros usuarios puedan suscribirse a ellas, de forma que cuando nuevo contenido sea publicado, una notificación será enviada al suscriptor mediante correo electrónico. Google clausuró hace no mucho tiempo uno de los más famosos servicios de este tipo llamado Google Reader, el cual nos permitía organizar nuestras suscripciones para poder leer de forma cómoda las novedades de nuestros blogs y diarios digitales favoritos. Desde entonces, unos hablan de la muerte del RSS, aunque sin embargo han surgido otras aplicaciones de similares características. Entre las más conocidas, Feedly o Netvibes.

Podcast

También conocido como radio a la carta o bajo demanda. Suele consistir en programas de radio pregrabados que pueden ser escuchados en aplicaciones web. También funciona con redifusión y existen numerosas aplicaciones con las que seguir a nuestros favoritos. Una app muy conocida para Android es Podcast Addict.

Posicionamiento en buscadores

Al igual que antes nos dábamos de alta en las páginas amarillas, ahora tendremos que “darnos de alta” en los buscadores mediante las técnicas