Érase una vez, allá por el 2013, en el terrible y saturado mundo de la publicidad, (truenos y relámpagos de fondo… música terrorífica…), pastaba un alegre cervatillo rodeado de miles de incautos usuarios a los que invitar a su red de amigo