Un procesador de textos es un programa informático que permite la creación y elaboración de documentos, dotándolos a su vez de formato.

Su uso está muy extendido y en la actualidad existen en el mercado diversas opciones a la hora de seleccionar el procesador de textos más adecuado. Uno de los más extendidos es el ofrecido por Microsoft, comúnmente conocido como Microsoft Word. Aunque existen diversas versiones del programa, la más reciente se corresponde con la publicada en 2016.

Pero para poder sacar el máximo rendimiento de un software como éste, es fundamental tener conocimientos sobre la técnica mecanográfica- Ofimática, que es el arte y conjunto de técnicas necesarias para escribir documentos de texto de manera ágil y correcta.

En este manual se dan las principales pautas a seguir para utilizar esta técnica adecuadamente y obtener los mejores resultados con un procesador de textos.

En primer lugar, es necesario tener claro el concepto de mecanografía: el proceso mediante el que se introducen caracteres alfanuméricos o palabras a través de un teclado en un determinado dispositivo. El conocimiento de esta técnica será el principal objetivo que se persigue en este contenido.

A continuación se describen las pautas a seguir para poder utilizar esta técnica y en qué consiste:

– Postura corporal ante el terminal. Ergonomía

El primer aspecto a tener en cuenta en el aprendizaje de la técnica mecanográfica- Ofimática consiste en la postura que adoptamos ante el ordenador. La posición de la espalda, las piernas, la inclinación de la cabeza, son todos ellos aspectos importantes que deben ser cuidados antes de comenzar cualquier trabajo con un procesador de textos. La ergonomía es un conjunto de conocimientos multidisciplinar que se ponen en práctica para adecuar los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades y características de los usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar, según la definición dada por la Asociación Española de Ergonomía.

Según los principios de la ergonomía es necesario adoptar ciertas medidas ante el ordenador. Es recomendable seguir estas medidas para garantizar la salud y evitar el cansancio excesivo:

– Apoyar los pies con firmeza en el suelo, los pies deben estar totalmente reposando sobre el suelo mientras escribimos, por ello se recomienda ajustar la altura e inclinación de la silla de trabajo para que esto sea así.

– Mantener una distancia adecuada a la mesa, facilitar un espacio suficiente para las piernas es importante a la hora de pasar mucho tiempo ante el ordenador.

– Reposar la espalda adecuadamente sobre la silla. Mantener la espalda adecuadamente apoyada sobre el respaldo de la silla ayudará a evitar el cansancio excesivo.

– Mantener las manos paralelas a la mesa, evitando forzar la postura y doblar excesivamente la muñeca. Sobre todo es preciso que la posición que se adopta sea natural y permita al usuario sentirse cómodo.

– Intentar no forzar el cuello, haciendo que la pantalla quede a una altura algo inferior a la natural de la vista. La razón de esto es evitar que para mirar la pantalla haya que inclinar el cuello de manera excesiva y ello pueda causar daños a medio o largo plazo.

En cualquier circunstancia siempre es recomendable descansar cada 2 horas y relajar la postura durante un corto periodo de tiempo, que puede ser entre 2 y 5 minutos.

– Tipos de teclado y funciones de las teclas. 

Otro de los aspectos que hay que conocer para poder aplicar la técnica mecanográfica- Ofimática es saber qué tipos de teclado existen y las funciones que desempeñan las teclas. Actualmente hay una gran variedad de teclados en el mercado, algunos de los más habituales que es posible encontrar son:

– Teclados multimedia: son teclados que además de las teclas habituales incorporan una serie de teclas que son útiles para controlar los elementos multimedia del ordenador de manera directa.

– Teclado flexible: algunos teclados están elaborados de silicona, con la principal finalidad de facilitar su almacenamiento y su transporte.

– Teclado ergonómico: son teclados adaptados a la postura natural del escritor. Son teclados pensados para su uso habitual, prácticamente a diario, ya que las teclas son más fáciles de pulsar que en otro tipo de teclados y la posición de las teclas resulta ser más natural.

– En los últimos años incluso se han desarrollado teclados virtuales, que se proyectan sobre cualquier superficie y hacen las funciones correctamente. No obstante, este tipo de teclado no es el más adecuado para un uso intensivo del mismo.

Una vez que el teclado seleccionado se adapta a las necesidades del usuario, es el momento de tener claras cuales son las funciones que tienen las teclas del teclado. Hay que tener en cuenta que cualquier teclado está organizado en grupos de teclas con funciones específicas. Los principales bloques de teclas que incluye el teclado son:

– Teclas alfanuméricas. Suelen ocupar gran parte del espacio e incluyen todas las letras, números y signos especiales necesarios para redactar.

– Teclas de función. Son teclas que tienen asignadas funciones específicas y se sitúan por encima de las teclas alfanuméricas.

– Teclas numéricas. Estas teclas se ubican en la zona derecha del teclado.

– Teclas de dirección. Son las teclas que sirven para desplazarse por el documento.

La combinación de todas estas áreas del teclado ofrece importantes oportunidades para escribir documentos de calidad y hace más fácil su uso.

Colocación de los dedos en mecanografía

Es el momento de aprender cómo hay que colocar los dedos en el teclado. La colocación de los dedos será determinante para poder aprender adecuadamente y progresar en la redacción de documentos. La cuestión que puede surgir, llegados a este punto, es saber dónde hay que colocar los dedos para poder escribir.

En el teclado hay una fila fila conocida como la tercera fila, también denominada fila guía,  que es la fila central de las teclas de letras y es la más importante a la hora de poder mecanografiar, ya que en ella están las teclas que servirán de guía. Las manos se colocan en paralelo de forma que la mano izquierda colocará su dedo meñique sobre la tecla A y el dedo pulgar sobre la barra espaciadora. Las teclas en las que se apoyan los dedos son las que ocupan las teclas “A, S, D, F, G”, que están todas seguidas.

Por otra parte la mano derecha descansará su meñique sobre la tecla Ñ y el dedo pulgar sobre la barra espaciadora. El resto de dedos ocuparán las teclas “Ñ, L, K, J, H”. Si surgen dudas con estos aspectos de colocación de los dedos, el profesor de ofimática podrá ayudar a la adecuada colocación de los dedos.

No hay que olvidar que habitualmente el pulgar del lado izquierdo pulsará la barra espaciadora cuando la mano última que escriba sea la derecha. Por el contrario, si es la mano izquierda la última en escribir será el pulgar de la mano derecha el que pulse sobre la barra espaciadora.

Es conveniente saber que la presión de los dedos sobre el teclado debe ser suave pero con determinación, ya que las teclas de los ordenadores son cómodas de pulsar.

Desarrollo de la destreza mecanográfica. 

Adquirir la destreza mecanográfica adecuada dependerá de la práctica y el tiempo. Una vez que se conoce cómo colocar los dedos y las funciones de las teclas, será cuestión de mucha práctica el poder alcanzar una velocidad de escritura adecuada. El procedimiento comienza ayudando a que los dedos poco a poco vayan reconociendo el teclado y se acostumbren a saber las teclas que deben pulsar.

Se propone a continuación un ejercicio, para facilitar esta primera parte de práctica que es fundamental para ir mejorando las destrezas cada día.

Ejercicio: Coloca los dedos en las posiciones indicadas y teclea de manera alternativa con la mano izquierda y la mano derecha las primeras tres teclas asignadas a los dedos meñique, índice y medio. Así, con la mano izquierda se debe escribir “ASD” y con la mano derecha se debe escribir “ÑLK”. Repetir esta operación de manera reiterada será un comienzo fundamental para una correcta adquisición de las destrezas necesarias. Es importante que no borres si te equivocas y trates, en todo momento, de continuar avanzando en la práctica a pesar de los errores.

– Procedimientos de agilidad en el posicionamiento por filas. 

La colocación de las manos sobre el teclado y el asignar filas concretas a cada grupo de dedos y manos no es algo fortuito. Precisamente, el colocar los dedos por filas tal y como se ha explicado, permite generar agilidad en la escritura y facilita el adquirir velocidad.

En un teclado las principales filas que suelen asignarse a la hora de teclear son:

– Fila dominante. Esta viene a coincidir con la fila guía, que es la central y sobre la que se colocan los dados para empezar a escribir.

– Fila base o normal. Esta es la fila inmediatamente inferior.

– Fila superior. Es la fila que se encuentra justo encima de la fila guía.

– Fila inferior. Es la fila de más abajo y en la que se encuentra también la barra espaciadora.

El adecuado manejo de estas filas será fundamental para que finalmente se hayan adquirido los conocimientos necesarios sobre la técnica mecanográfica- Ofimática.

Imagen: www.flickr.com por ©torbakhopper

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This