Logotipo horizontal de Diego C Martín colores invertidos, blanco y naranja para findo negro

El equipo de Princeton advierte: La IA amenaza la integridad científica

Categorías:  Autor: Diego C Martin 

– La IA está transformando la investigación científica, pero sin una orientación adecuada, puede hacer más daño que bien.
– El uso indebido del aprendizaje automático está alimentando una crisis de reproducibilidad en todas las disciplinas científicas.
– El equipo liderado por Princeton ha propuesto una lista de verificación de mejores prácticas llamada REFORMAS para salvaguardar la confiabilidad del aprendizaje automático en la ciencia.

La IA se utiliza cada vez más en la investigación científica, pero sin una orientación adecuada, podría provocar una crisis de reproducibilidad que amenace los fundamentos de la ciencia. Un equipo de investigadores, dirigido por científicos informáticos de la Universidad de Princeton, ha destacado el uso indebido de métodos de aprendizaje automático en diversas disciplinas científicas, lo que ha llevado a la publicación de resultados de investigación erróneos. Han propuesto una lista de verificación de mejores prácticas llamada REFORMAS para garantizar la confiabilidad del aprendizaje automático en la ciencia, cubriendo áreas como objetivos de estudio, calidad de datos y técnicas de modelado.

Las posibles consecuencias de una ciencia defectuosa debido al uso inadecuado de la IA incluyen el hundimiento de investigaciones prometedoras, el desaliento de los investigadores y la erosión de la confianza pública en la ciencia. A pesar de los beneficios de la IA al permitir un procesamiento de datos más rápido y mejorar los cálculos, las preocupaciones sobre resultados irrepetibles, sesgos e investigaciones fraudulentas siguen prevaleciendo entre los académicos. Las directrices tienen como objetivo prevenir estos problemas manteniendo la honestidad de los investigadores y la integridad científica en la era de la IA.

El desafío radica en lograr una adopción generalizada de estas pautas entre investigadores, revisores y revistas, ya que la crisis de reproducibilidad ya pasa desapercibida. Un incidente reciente en el que investigadores publicaron diagramas generados por IA que mostraban una rata con testículos gigantes demostró cómo incluso la revisión por pares puede no detectar un uso indebido de la IA notoriamente obvio. La implementación de estas directrices podría establecer un nuevo estándar de integridad científica en la era de la IA, enfatizando la importancia del uso responsable y cuidadoso de esta tecnología.

Enlace fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos de la misma categoría

crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram