Veamos primero lo que supondría trabajar en el ámbito del Social Media y las características que nos permitirán destacar en este sector:

Características del trabajo en redes sociales

  • Formación previa. Es importante contar con una formación de base que nos ayude a comprender qué es Social Media y cómo podemos trabajar como profesionales del sector.
  • Dedicación y tiempo. El Social Media consume mucho tiempo y dedicación, el trabajo en tiempo real requiere de un esfuerzo por localizar la noticia, lo interesante, saber qué está pasando en este momento en la red, qué hacen los usuarios, conocer qué hablan de nosotros, etc. Es un trabajo a tiempo completo en el que los horarios se rigen por los ritmos de los usuarios y del tema que nos ocupa. La dedicación es fundamental, ya que debemos estar dispuestos para una conversación o un usuario que tiene una pregunta.
  • Agilidad y creatividad. El “just in time” que reclama el Social Media no permite que estemos quietos y además, requiere de capacidad de respuesta en poco tiempo. La agilidad mental y la creatividad son dos buenas armas en estos medios. No debemos temer la creatividad e introducir un poco de humor, al fin y al cabo, el Social Media no tiene que estar reñido con lo divertido o lo que nos gusta.
  • Capacidad de observación. Debemos tener capacidad de observación y escucha activa, para no perdernos qué está pasando y llegar a comprender lo que pasa. Es fundamental monitorizar los aspectos relevantes para los objetivos del proyecto, además de lo que dicen de nosotros y de nuestro negocio para permanecer atentos a las novedades y poder actuar sobre lo que nos interesa.
  • Organización. Requiere de un ejercicio de organización y planificación para poder llevar a cabo las tareas necesarias, cómo escribir, responder, monitorizar, crear contenidos, comentar, medir, etc. No significa establecer parámetros que nos impidan actuar de forma rápida, pero si, al menos, establecer la rutina que nos permita acometer todas las tareas.
  • Estrategia. Es necesario contar con una estrategia que nos permita alcanzar los objetivos propuestos, de forma realista y basada en metas a medio y largo plazo, pero que posibiliten un plan de acción.
  • Capacidad de análisis. No basta con establecer una estrategia y esperar resultados, debemos ser capaces de medir y analizar en todo momento qué pasa, para poder reconducir nuestra actuación. Debemos también medir los resultados para saber si vamos por buen camino y si hemos alcanzado las metas esperadas.

Cómo actuar en redes sociales

  • Contar con una estrategia. Es fundamental que tengamos una estrategia o plan de actuación, ya que, de lo contrario, no podremos valorar si estamos en el camino adecuado o si alcanzamos las metas propuestas. Es un paso fundamental para realizar el análisis de nuestros éxitos además de ser una oportunidad para reencaminar nuestras actuaciones para el logro de los objetivos.
  • Marcar metas y objetivos a largo plazo. Es muy importante valorar que los resultados no serán visibles a corto plazo, por lo que debemos marcarnos metas a largo o medio plazo, tratando con objetivos realistas y que podamos alcanzar.
  • Trabajo colaborativo. Es esencial tomarnos el Social Media como una oportunidad para crecer con otras personas, aportar sin esperar nada a cambio y a prender de las colaboraciones que podamos establecer.
  • Compartir. Es fundamental, ya que de eso se trata, de compartir con otros usuarios contenidos que consideremos de interés. De esta forma, contribuiremos a la inteligencia colectiva y podremos establecer procesos de desarrollo profesional, fundamentales para entender el Social Media.
  • Conversar. Los medios sociales están creados para compartir, para trabajar de forma colaborativa, pero sobre todo para generar conversación en torno a los temas que consideremos de interés. No es sólo informar, implica también una respuesta, una valoración y una nueva réplica. El diálogo que se crea a partir de esa conversación es el que propicia las relaciones entre las personas y enganchar a nivel emocional.
  • Medir. Es fundamental para saber si estamos haciendo un buen trabajo. Sobre todo, si hemos empleado una estrategia.
  • Escuchar. Es fundamental escuchar, más que opinar, antes de nada debemos realizar un ejercicio de escucha activa para comprender qué está pasando.
  • Atender a las críticas. Es importante escuchar las críticas, pues nos ayudan a conocer en qué nos equivocamos. Sería un error no tenerlas en cuenta y creer que no nos equivocamos.

En los medios sociales, tiene más importancia el usuario y la conversación que se genere que la marca o producto en cuestión. Es esa conversación, la que crea engagement y construye relaciones. Las marcas ya no están interesadas en el usuario que compra y se va, sino en el cliente, en el compromiso y la relación con este.

En el entorno 2.0 y sobre todo, en los medios sociales, el tiempo es algo instantáneo. La inmediatez y la concepción de la conectividad son conceptos esenciales para entender el fenómeno Social Media. Para un profesional que trabaja en los medios sociales, el tiempo es esencial, ya que, en un breve periodo de tiempo, debe tomar decisiones, recoger una visión de lo que está pasando y dar una respuesta. El tiempo es algo muy relativo y las redes reclaman una inmediatez de respuesta y una conexión permanente.

Gestionar el tiempo se hace imprescindible, es necesario un proceso de tratamiento de la información en un breve periodo, por lo que los profesionales deben utilizar este tiempo de forma adecuada.

Adicionalmente, puedes echar un vistazo a estos tips sobre cómo manejar las redes sociales.